logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D139 Dos cartas del mecanógrafo a Enrique Villagrasa.

Madrid 9 Junio 1968

Señor VILLAGRASA

Muy estimado Señor:

 

La presente es para enviarle con esta, una copia de las que he hecho del informe que trata de las oawoolea uewa oemm que es como ellos llaman a los platillos volantes.

 

Supongo que recibió usted una carta mía anterior a esta en la que le explicaba todo así es que no tengo que repetirle porqué le envío esta. También he escrito a otros señores que tengo en una lista que ellos me dejaron, solo a los que pueden entenderlo por su profesión de ingeniería.

 

Yo no tenía obligación de esto pero estas cosas son importantes y ustedes le sacaran más partido que yo que no soy entendido, he tardado tanto pues son muchas páginas y no podía darlo a copiar a ningún extraño y aunque ha sido sacando copias lo he tenido que repetir pues no bastaban.

 

Desde luego no es copia del primer original, sino de la que yo hice después. Lo he copiado lo más perfecto que he podido, pues ellos en eso eran de lo más escrupulosos, usted no puede figurarse hasta donde ponían pegas, luego cuando un día me di cuenta que ellos decían que eran de un Planeta me quedé helado y creí que estaban locos pero cuando me di cuenta de que decían la verdad y ellos se sinceraron conmigo empezaron a ponerse más exigentes para el trabajo.

 

Una cosa que nunca me dijeron era porqué no eran ellos los que escribían las cartas a máquina pues si son tan inteligentes también lo serán en esto. Al principio yo no decía nada pues creía que no habían aprendido y eso era lo que me extrañaba, pero una tarde se me puso uno de los señores sentado y escribió unas líneas, y fíjese, lo hacía con un solo dedo el corazón de la mano derecha y corría como yo o más esto aunque no es una gran cosa pues tampoco yo corro mucho, es raro pues si yo les hacia el trabajo podían hacerlo ellos sin testigos de aquí pues ellos no sabían si yo les iba a denunciar, gracias a que dieron conmigo.

 

Luego eran muy escrupulosos en otras cosas, tenía que ponerme unos guantes de goma y ellos mismos me traían el papel y sobres en gran cantidad (este mismo es del que me queda) sino fuera porque yo estoy seguro que ellos no daban las órdenes por capricho era para tomarlos por maniáticos. Yo tenía costumbre de dejar en las cartas y en otras cosas, margen en la izquierda del papel, pues ellos no, unas veces me dejaban que pusiera margen pero casi siempre apuraba la hoja y no era por falta de papel, hasta se metían en los espacios que metía entre palabras algunas veces y cómo tenía que poner los guiones. Hacían cosas raras, por ejemplo mi máquina tiene dos signos de inte­rrogación ¿y?, pues a pesar que sabían que en castellano se pone la primera hacia arriba, me lo hacían poner en algunas cartas al revés, o sea los dos abajo, en cambio en otras no. A lo mejor no se metían nunca en que pusiera o no acentos y en cambio había cartas en que en cada palabra me lo advertían y si me comía alguno no bastaba corregirlo y había que meter en el carro el papel otra vez claro que todo lo hacían con agrado y sin enfadarse, mucho menos reñir, no consentían ni que usara mi papel de calco y me traían de muchas marcas, cada vez me decían de qué marca, todo esto lo harían para acostumbrarnos a la dis­ciplina pues en eso ellos eran muy disciplinados entre ellos y muchas veces aunque sin ofender, hacían ver lo poco disciplinados que somos, pues el otro señor que recibía sus dictados y que le dije en la otra carta todavía eran más severos en como escribía pues le corregían hasta la pulsación sobre si era fuerte o débil.

 

Parece que estoy viendo al Señor Dei noventa y ocho que era el que mejor se portó y el que más conocí pues venía mucho. Se sentaba en el sofá si estaba en el comedor o en mi sillón si nos poníamos en el despachito que tenía yo en mi piso, y cerraba los ojos para dictar. Le voy a decir una cosa que no se lo creerá nadie pero bien sabe Dios que no miento. Cuando llevaba ya tiempo escribiendo, un día me dice: Se ha equivocado usted. Yo cuando escribo miro al teclado pues no he aprendido el método ciego, así que miré y era verdad, me quedé asom­brado y él seguía con los ojos cerrados. Le pregunté si lo sabía por cosa de telepatía y me dijo sonriendo que no, que no había misterio ninguno sino que a fuerza de oírme escribir dijo que cada tecla tenía como un sonido y que así lo sabía y que además otras veces se daba cuenta pero que para no molestarme o hasta ver si yo lo corregía no me decía nada, y luego que me diga alguien que no eran de Ummo, después de esto y de otras cosas que me callo...

 

Bueno, le decía que he procurado copiar de modo que respe­tase las líneas, los guiones y todo como ellos querían. He repasado los números por si me había equivocado, y en general todo, si hay alguna errata es que se me ha pasado pues eso es inevitable, y también signos de puntuación aunque que conste, que ya en el original faltaban puntos y comas pues hasta en eso eran raros, corregían unos y me decían aposta que no pusiese otros.

 

Lo único que falta, ya se lo digo en el original, son líneas censuradas, pero comprenderá que no puedo ni está bien que copiara las del otro original no censurado. Lo único es las Notas 16 y 17 que después de escribir todo y que no estaba seguro si estaban censuradas o no, las he encontrado pues las tenías traspapeladas pero como ya tengo el trabajo hecho lo envío así y en cuanto las copie dentro de unos se las mando

 

Las notas escritas por mi cuenta y que no iban en la copia original les pongo unas tachaduras en negro para que sepa que son mías, así

 

Como yo dibujo mal y además no hubieran sido iguales, aparte ser mucho trabajo, le di a mi cuñado los dibujos para que sacaran copias y después de recortar lo escrito a máquina se las he pegado en hojas, Y nada más tengo que decirle sobre el particular. Continúo sin saber nada. Ahora que yo creo que están aquí, de modo que yo no pienso moverme ni hacer nada más hasta que me llamen o vengan otra vez. Si es que les hice algo, Dios sabe que no fue con intención, y yo sé que no son vengativos.

 

Y nada más hasta mi próxima carta: ya sabe que siento no firmar pero ellos se portaron bien y prefiero seguir el consejo de no dar mi nombre.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Madrid 15 de JUNIO de 1968

Señor VILLAGRASA NOVOA

Muy estimado señor:

 

Cuando tenía ya preparadas las copias del informe que le mando resulta que al mandar las fotocopias de algunos dibujos estos no salían bien mientras que otros eran menos borrosos, precisamente los que estaban dibujados con tinta en cambio los dibujados con colores salen muy mal.

 

Entonces por consejo de un familiar que conoce a un fotó­grafo de toda confianza y sin decirle a este de qué se trataba, hizo unas fotografías para sacar copias. Así se ha resuelto todo pues al principio pensamos llevarlas a un fotógrafo comercial pero eso es arriesgado, no porque no nos fiemos de ustedes y creamos que van a hacer indagaciones, sino porque en esto de guardar anonimato los señores de Ummo me dieron siempre instrucciones de mucha gravedad.

 

Por eso era delicado darle los dibujos a este señor, así es que le dijimos que eran unas ilustraciones de un dibujante para un libro y no le dio mucha importancia, pero ha tardado algo en entregarnos el trabajo y como era como un favor no era cosa de meter prisa.

 

¿Recuerda usted que en mi última carta le dije que estuve hablando con el otro señor que les hacía a los señores de Ummo las copias? pues al fin me ha dicho que él sabe que están aquí en la Tierra y me dice que no importa se lo diga a ustedes. Lo que no aclaró o no ha querido decir, pues este señor es de lo más reservado, es si es que han vuelto, o no se fueron todos en el viaje del primero de Junio o si están en España. Yo creo que no están en España y por eso se explica que no hayan vuelto a mi casa pues yo me he portado siempre con ellos y no pueden tener queja.

 

De modo que seguiré esperando sin decir nada. En esto hemos de ayudarnos. Le prometo a usted que si sé algo se lo comunicaré, así mismo si usted llegase a hablar con ellos dígales que sigo en el nuevo domicilio que ellos saben, y aunque el teléfono no es el mismo y el nuevo aun no está en la guía, que pregunten por mí en la Telefónica. Ahora ve usted como hice bien en no moverme hasta saber noticias de ellos pues si llego a impacientarme y hacer una nueva reunión les hubiéramos perjudicado.  

 

Después de saber la noticia estuve en si mandarle o no mandarle las copias del informe de los uewa oemm (que le mando) pero como ya se lo prometí a todos y tengo hechas las copias y las fotos y además ellos me dijeron que podía mandárselo a otro ingeniero no creo que ellos digan que he faltado.

 

El remite que le pongo en los sobres es falso pues como hay que poner remite al certificar he puesto un nombre inventado.

 

Un saludo de su seguro s.

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente