logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D114 Control de la difusión de los informes de UMMO.

UMMOAELEEUEE

Número de ejemplares: uno

Dirigido a D. Juan Domínguez de ESPAÑA

Fecha 11 de Marzo 1976

 

Señor,

 

Permítame que me presente a usted y a su noble esposa. Soy NOIUEYOO 62 Hijo de N. 59 y estamos en su País desde 3 de Julio de 1975. Mi motivo para escribir esta carta se lo comunico al momento: Está programándose en la Central Televisiva de su país un análisis radiado sobre una de nuestras naves aterrizada en este suelo, como sabe usted bien en año 1967. Han estado en los estudios, su digna esposa junto con sus hermanos Rafael Farriols Calvo, José Jordán Peña y Jorge Barrenechea Aberasturi junto con su persona.

 

Gracias a su hermano Farriols al que seguimos en sus viajes, esta noticia pudo acceder a nuestro control.

 

Lamentamos de veras no haber podido conocer antes este proyecto de emitir tal programa en el que se nos alude. Y le informaré acerca de tal lamentación.

 

Constituye para nosotros en este momento, una ocasión única para realizar una prospección acerca del grado de penetración de la no­ticia en la población española, precisamente en una fecha en que ya pen­sábamos que habíamos sido olvidados. De haberlo sabido antes les hubié­ramos facilitado la redacción de unas palabras, que adicionadas al con­texto, con autorización presunta del guionista, hubiera facilitado nuestra labor de análisis.

 

Lamento inútil, como es obvio, pues ni ustedes podían infor­marnos con anterioridad acerca del proyectado programa, ni nos ha sido posible informarnos con anterioridad. Conocemos en este momento el texto y la imagen grabada. Esperamos que tal como será inyectada en los equipos transmisores, podrá sernos útil en nuestro estudio.

 

Comprenda que no nos sea posible reproducir a voluntad una situación así. Ninguna emisora de televisión de otras naciones está bajo algún tipo de control nuestro, y para nosotros adquiere gran valor cual­quier examen macrosocial de los humanos de Tierra, si de alguna forma está soldada a mis hermanos.

 

Hemos aprendido mucho en nuestros últimos años de estancia entre ustedes. Nuestro temor de que la noticia de estancia en Tierra pu­diera perturbar gravemente la Red Social, se ha disipado.

 

Hoy sabemos que las precauciones adoptadas por mis herma­nos dieron el resultado previsto. Nos basta eludir nuestra presencia directa real, no aportarles pruebas excesivamente convincentes e intro­ducir algunos dosificados elementos de confusión, para que cualquier analista de Tierra excesivamente escrupuloso, no pueda sacar conclu­siones excesivamente embarazosas acerca de nuestra existencia.

 

El escepticismo de las masas imbricadas en la Red Social constituye una protección evidente.

 

Otro problema lo constituye, cierto interés que determina­dos medios oficiales orientan hacia nosotros, que piensan con toda lógica que nos enmascaramos con la identidad de extraterráqueos para ocultar otra clase de fines. Frente a ellos, hemos deseado preservarles a uste­des de cualquier riesgo, aunque ya nos consta que a esos organismos, les llegaron informes fidedignos de que, como es rigurosamente cierto, ­ustedes ignoran nuestros paraderos y de que son factor pasivo en el envío unilateral de documentación. Pese a todo creemos prudente todavía, limitar muy restrictivamente nuestros envíos.

 

Nuestro consejo es que sigan manteniendo esta pasividad.

Si alguien les solicita información sobre nosotros, pueden facilitársela (excepto la calificada como confidencial) pero sería prudente que la iniciativa de difusión no parta de los que como usted, recibieron algunos informes nuestros. Cada uno de ustedes sabrá en su momento como definirse, respecto al grado de credibilidad que nos conceden, más juzgamos que por razones éticas ineludibles, nadie en conversación con hermanos ajenos al problema, o en contacto con medios de difusión públicos, debe­rá facilitar los nombres de personas involucradas en tales contactos, sin su permiso expreso.

 

Esta condición, la exigimos muy severamente, bajo compen­sación rígida de omitir para siempre nuestro contacto con el humano que la conculque. Por lo demás, no podemos exigir en este momento otro mo­delo de silencio, o que expresen lo que no sienten respecto al crédito que nos conceden. Les recomendamos que cualquier documento que faciliten a otros hermanos que los soliciten, deberá ir exento de la cabecera que expresa el patronímico y apellidos del receptor, salvo que ese hermano autorice expresamente su difusión.

 

Nuestra recomendación en suma es que siempre, sean imparciales en sus juicios. Expresar excesivo entusiasmo por nuestra hipoté­tica existencia es irracional. Demostrarán mucha más inteligencia emi­tiendo la opinión de que tales documentos proceden de fuente desconocida “que dice proceder de UMMO”, expresando a continuación el juicio de valor que les merece su CONTENIDO. Ya que de su origen poco pueden saber si no es por medio de temerarias especulaciones.

 

Le ruego Señor Domínguez, que después de borrar precau­toriamente su apellido, facilite copia de este documento a los hermanos de SU CONFIANZA.

 

Exhórteles, se lo suplico con reiteración, a que comprendan la prudencia de esas medidas, pero tengan sus hermanos presente, que pasados estos años, medidas de reserva que ayer pudieron ser prudentes y necesarias en cuanto a la difusión de documentos, han dejado de resul­tar peligrosas. Información referente a nuestra propia civilización la consideramos libre de censura.

 

No es así respecto a ciertos documentos que afectan a su propia Red Social. Aquellos hermanos que los recibieron deberán mostrarse rigurosamente cautos y negarse a comentarios o difundirlos entre extraños.

 

Expresamos a usted y su inteligente esposa nuestra más noble expresión de comunión espiritual.

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente