logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D56 Despedida DEII 98 - Petición de no mezclar UMMO con Saliano

UMMOAELEWE

Nº de Copias 1

Idioma Español                                                          (CONFIDENCIAL)

 

A. Fernando Sesma Manzano

MADRID 1967

 

SEÑOR:

 

Hoy deseo personalmente dictarle esta carta. Personalmente hemos hablado por teléfono tantas veces que no creo equivocar si expreso que ha nacido una mutua corriente de afecto. Soy menos diestro en castellano que mi hermano a mi sumiso, pero al más, mi pobre voluntad llena de cordial espíritu, suplirá con creces la indigencia de vocabulario.

 

Buen amigo nuestro: Me ha entristecido observar en la modulación de su voz cierta amargura por lo que usted considera haberle abandonado tan solo por minúscula trasgresión.

 

No: no lo vamos a hacer. Es cierto que por disciplina (NUNCA CONSIDERE HA SIDO CASTIGO) limitamos las entrevistas telefónicas hasta comprobar su buena voluntad hacia nosotros.

 

Ya en la última reunión observamos su gesto, absteniéndose de aludir a esas experiencias, con tanta frecuencia.

 

Es usted injusto con nosotros Sesma. No le hemos exigido que usted deje de creer en ellas, comprendemos el profundo afecto que siente por Saliano, su respeto y cariño hacia sus enseñanzas y nunca seríamos capaces de poner usted entre espada y pared como reza el adagio. No hemos pedido jamás que sienta usted más afecto por noso­tros, ni que deje jamás de referirse con el. Tan solo suplicamos dife­renciase horas y días cuando tenía gentileza de referirse a nuestra enseñanza.

 

Adiós, amigo: No usamos nunca esta despedida y mucho deseo lo interprete un sentido como “Hasta mañana”. Yo mucho confío se me autorice hablar con usted pronto, y tengamos de reanudación las gratas charlas que forjaron mi profunda amistad.

 

Dejo dictar a mi hermano, que pondrá más a punto ideas que no acierto a expresar menos con dificultad.

 

DICTÓ DEI 98 hijo de DEI 97.

 

 

Poco resta decirle: Sesma. De verdad somos profundamente sinceros cuando le expresamos que al ser usted una de las pocas perso­nas de su Planeta que aceptó con valentía, sin importarle críticas o desprestigio de los que le rodean, la versión de nuestra identidad, teníamos necesariamente que sentir genuino cariño por usted.

 

Por ello nos entristeció su última etapa de regresión. Fue­ron primero unas alusiones suyas, a que se sentía menos entusiasmado por esta experiencia. Luego su no aceptación de la súplica que le formulamos en el sentido de que se abstuviera de mencionar sus pretéritas experiencias, mientras nos dedicase su precioso tiempo y al final una duda proclamada ante todos, respecto a nuestra frustrada entrevista  con el Sr. Gran, a quien por cierto enviamos una carta e intentamos localizarle telefónicamente sin conseguirlo.

 

Esto último reconocemos que tenía poca importancia si no fuera porque lo tradujimos como síntoma de un estado de ánimo respecto a nosotros, mucho más frío.

 

Hemos tratado pues, de interpretar sus deseos y con tristeza pero respetuosos ante su apatía, nos hemos ido retirando tímidamente pensando que no le llenaba ya este contacto con nosotros. Es más: juzgamos que usted ha sido tan caballeroso y discreto, que no se atrevió a decírnoslo abiertamente.

 

No lo interprete pues como sanción: Sesma. Esto consti­tuiría una crueldad innecesaria hacia usted. Sólo esperamos su crite­rio. Esperamos su gesto noble y abierto. No le exigimos que rompa con sus amigos, o que se coloque violentamente entre dos frentes. Es mas: si alguien ha de claudicar, preferimos hacerlo nosotros antes que someterle a usted a una tensión espiritual cruel y despiadada.

 

Si usted siente verdadera afinidad por Saliano, por sus ideas, por su para usted enigmática personalidad, séale fiel. Mas: ¿No cree que ello no es óbice para que continuemos esta corriente de amistad sincera que ha surgido entre nosotros? Dedíquele usted la mayor parte de tiempo a él. Dedíquele si usted estima que debe ser así el cien por cien de las horas gratas que pasa en compañía de sus amigos de la Sociedad. Nosotros tan solo le suplicamos indique a los miembros de la misma, cuales han de ser los días en que se va a dar lectura a tales informes, eludiendo toda alusión a tales experiencias. No lo interprete por favor, como desprecio hacia ellas: Sesma. Las razones son since­ras: Deseamos evitar simplemente confusionismo.

 

Sea sincero Sesma: Tenga la valentía de hacer una con­sulta por escrito anónimo a los participantes de su Sociedad. Al menos le servirá para compulsar opiniones, y poder así adoptar una decisión No olvide que nosotros hemos escuchado conversaciones veladas de crítica hacia usted al mostrarse reiterativo en sus charlas. Aprenda también a escuchar, no olvidando que muchas personas no gozan de la facilidad de palabra, y se inhiben de pronunciar sus puntos de vista a viva voz.

 

Y de verdad de verdad, le decimos que creemos compati­bles su afecto hacia nosotros y hacia otros grupos y personas. No se torture pensando lo contrario. Pero si, le reiteramos solemnemente aunque usted continúe esforzándose por buscar identidades e interpre­taciones que rezan lo contrario, QUE NOSOTROS NO TENEMOS NIN­GÚN VÍNCULO CONOCIDO CON SALIANO Y SUS GRUPOS.

 

Si usted pese a todo, cree ver en ciertas cifras, palabras o aparentes símbolos, un significado oculto de afinidad, respetamos su criterio SIN COMPARTIRLO EN ABSOLUTO.

 

Sesma: Vamos a continuar enviándole nuestros informes. Existe solo la objeción de si será oportuno cortar TEMPORALMENTE su envío puesto que ustedes suelen descansar en época estival.

 

Exprésenoslo a viva voz, de un modo que podamos entenderlo, durante la próxima Reunión. Exprésenos también lo que piensa hacer respecto dedicación de días y horas. Mientras, recibirá la continuación de nuestras enseñanzas.

 

Esperamos que si media buena voluntad de su parte, reanudaremos las conversaciones telefónicas, previa autorización de nuestra hermana.

 

Somos conscientes de que usted hasta ahora ha cumplido, noble y caballerosamente sus compromisos. Nos damos cuenta de que su pequeña trasgresión ha sido casi involuntaria y provocada por el sincero y espiritual afecto que siente por Saliano, y que en realidad su intención no ha sido herirnos o despreciarnos.

 

Le rogamos devuelva a D. Dionisio Garrido su fotografía, expresándole aun a riesgo de resultar reiterativos, nuestras más sinceras gracias.

 

Hemos observado en este señor, un interés extraordinario por nosotros. Queremos enviarle algunos informes, con la condición de que haga participe de ellos (mediante copia) a usted, para su ulterior lectura y difusión en el caso de que lo juzgue usted interesante. No tenemos aún autorización para hablarle, pero no es imposible que en fecha no lejana podamos iniciar cordiales charlas.

 

Y por último le exhortamos a ser comprensivo respecto a la línea general de nuestro estudio. Comprenda que no pueden conden­sarse en unas docenas de páginas, ciertas enseñanzas, sin pacientes rodeos para acceder a explicaciones accesorias. Tardaremos bastante en terminar. Cualquier libro elemental de los editados en el planeta de ustedes, es más extenso. No podemos ni debemos condensar aun más unas ideas que ya de por sí se las brindamos muy extractadas. Por fa­vor hágalo comprender así a los más inteligentes. El resto aunque usted se esfuerce no lo van a comprender puesto que ignoran el tiempo que se requiere para asimilar una genuina formación.

 

El que continuemos o no, depende de usted más que de NO­SOTROS: nunca hemos tenido intención de cortar estas enseñanzas a no ser por disciplinaria obediencia a nuestra superiora. Reconocemos que esta vez hemos temido por parte de ella una reacción más drástica. No ocultamos que nos hemos alegrado al comprobar que no ha tomado exce­sivamente en serio su pequeña falta, mostrándose por el contrario, comprensiva.

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente