logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D49 Carta a Valdes Sancho dándole las gracias por el tratamiento informativo

Idioma: ESPAÑOL

Dirigido a:

D. Joaquín Valdés Sancho

MADRID

 

Señor:

 

Hemos seguido a lo largo de estas semanas, la inserción en la publicación periódica que usted dirige, de una serie de artículos relacionados con la civilización de nuestro planeta UMMO.

 

El texto: como usted sabe, tiene como base, una serie de informes que con cierto ritmo le venimos brindando a D. Fernando Sesma Manzano.

 

Una orden de mi superior me induce a expresarle nuestra cordial felicitación por la objetividad con que aceptaron ustedes unas declaraciones de esa naturaleza.

 

Cabría, en efecto, haber esperado una postura de lógico es­cepticismo, de prudente censura hacia unas manifestaciones que un gran porcentaje de lectores ha de juzgar apócrifas y con el único objetivo de ofrecer una pincelada sensacionalista, apta solo para individuos de tan escasa formación intelectual como exuberante fantasía.

 

Mas esta reserva mental, ha sido lo suficientemente flexible, para tolerar su publicación, dando usted prueba -repetimos- de un elevado espíritu crítico y una imparcialidad de criterio poco habituales.

 

No importa -como han insinuado en algunas apostillas- que ustedes no compartan totalmente, los puntos de vista del señor Sesma, y de antemano juzgamos que ambas posturas están impregnadas de rigurosa lógica. Unas ideas y afirmaciones como las que estamos ofreciendo al señor Sesma, son en principio tan sorprendentes para ustedes, que si no van avaladas por una rica gama de pruebas científicas o testimonios de garantía, pueden y deben interpretarse como obra de un bromista, ideas delirantes de una mentalidad paranoica o cuando menos, hábil subterfugio de un periodista o publicitario sin escrúpulos.

 

Cuando una noticia rompe los moldes normales de verosimi­litud y se carece de elementos de juicio para valorar y testificar su realidad, cualquier mentalidad equilibrada, tiene derecho a adoptar una actitud de recelo justificado. Nunca hemos de aceptar un simple testimonio, sino las argumentaciones que lo apoyan. Y si a pesar de todo tal afirmación llegase a comprobarse, sería injusto prejuzgar de estrechez mental nuestra postura.

 

Pero es admisible también, la posición del que tolera “apriorísticamente” cualquier versión, para analizarla, desapasionada y cuidadosamente en busca de la verdad. De hecho, cualquier investigador científico competente utiliza este saludable método en sus análisis.

 

Este precisamente fue el criterio del Sr. Sesma, y también nuestra línea de conducta, cuando en una serie anterior en torno a los denominados “EXTRATERRESTRES” conocimos su versión acerca de ciertos contactos establecidos por este señor en aquellos días.

 

Procediendo nosotros de otro astro habitado, no les ocultamos que desde nuestra llegada a la Tierra y tras superar una angustiosa etapa en la que las dificultades idiomáticas y de adaptación, alcanzaron para nosotros caracteres verdaderamente dramáticos, nos dejó sorprendidos las noticias prodigadas a la sazón por la prensa de aquellos días, de que otras pretendidas astronaves (o platillos volantes como las deno­minan) y que por supuesto no eran las nuestras, estaban llegando conti­nuamente hasta la Tierra.

 

Vista la situación desde nuestra perspectiva: Es decir, constituyendo nosotros un vivo ejemplo de esa realidad, no podíamos aceptar fácilmente la hipótesis -entonces en boga entre los científicos y especialistas autorizados- de que aquellos pretendidos discos luminescentes eran meras ilusiones sensorias (aerolitos, globos-sonda fenómenos especulares atmosféricos, imágenes circulares refractadas, helicópteros, bromas de ciertos ciudadanos, fenómenos psicológicos de sugestión colectiva o simples alucinaciones de perturbados mentales), aunque comparti­mos la opinión de que en cierto porcentaje de casos, fueran éstas las interpretaciones aceptables.

 

Pero le confesamos que nos hemos visto defraudados al no lograr el menor contacto con terceros en este Planeta, pese a que en el nuestro contamos con una rica gama de experiencias.

 

Por ello nos llamó la atención poderosamente los comentarios del profesor Sesma, pese a que en sus comentarios se advertían elemen­tos de escaso crédito. Afirmaciones que tenían más de pueriles que de científicas. Especulaciones en las que la astrología, magia y mal interpretados simbolismos, jugaban fácilmente con otros factores, otros indicios, que nos llamaron poderosamente la atención.

 

Nos bastó desbrozar un poco sus relatos y realizar un cuidadoso estudio semántico, de su prosa, por una parte, y una investigación en torno a la psicología e identidad de este señor, para llegar a estas conclusiones que le extractamos a continuación:

 

1º. Que en sus escritos, el Sr. Sesma no mentía deliberadamente, si bien sus comentarios adolecían de una falta de crítica científica y un exceso de ingenuidad.

 

2º. Que era evidente la interferencia de algún o algunos bromistas o individuos de mala fe, que aprovechando la actitud abierta del escritor, utilizaron sus primeros relatos, para inducir le versiones aberradas.

 

3º. Que pese a estos pocos factores negativos, era plausible en alto grado la realidad de sus contactos. Corroboran esta tesis ciertos detalles al parecer secundarios, que apareciendo en sus artículos era imposible que el Sr. Sesma o los citados sujetos extorsionadores se los imaginasen.

 

Ante esa situación, y pese que hasta esas fechas sólo habíamos establecido prudentes y sobrias relaciones con algunos hombres de ciencia y contadas entidades culturales de ciertos países, (no oculta­mos que con lógica incredulidad por parte de los mismos), recibimos instrucciones formales de iniciar unos contactos con el español señor Sesma Manzano.

 

Las primeras reacciones de reticencia por su parte confirmaron por supuesto que no se trataba de un hombre excesivamente crédulo, aunque mantenemos el punto de vista reseñado en segundo lugar. Sólo al aportarle una serie de pruebas quedó vencida su natural desconfianza.

 

En la actualidad, mi superior en España mantiene con este señor, frecuentes conversaciones telefónicas, y yo dicto periódicamente una serie de informes en torno a la civilización de UMMO utilizando los ­servicios mecanográficos de un fiel compatriota de ustedes al que autori­zaremos en su día para testimoniar las relaciones mantenidas con nosotros.

 

Realmente, el destino de tales informes, iba dirigido a un grupo de personas interesadas, que el Sr. Sesma orienta y dirige desde hace unos años.

 

Aunque tememos razonablemente que su iniciativa de sacar a luz pública estos documentos, no dé los resultados que él apetecería, nos abstenemos de frenar su entusiasmo.

 

Sentimos que el Sr. Sesma Manzano considere lo que vamos a decir como lo que ustedes llaman “un jarro de agua fría” pero si tu­viésemos la más vaga sospecha de que tales revelaciones pudieran causar “impacto” en la masa de lectores o trascender de un modo desorbitado generando una psicosis colectiva de graves consecuencias, nos veríamos obligados a frenar con nuestro silencio ese improbable entusiasmo popular, por razones que el propio señor Sesma ha podido constatar en nuestros escritos.

 

YU 1 hija de AIM 368 a quien estamos sumisos, todos los componentes de esta avanzada de UMMO en la TIERRA, le envía su cordial saludo. Así solicita que lo haga.

  

Escribe DAA 3 hijo de EEYEA 502

Por orden de DEII 98 hijo de DEI1 97.

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente