logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D31 Análisis de la evolución cultural terrestre

AELEWE

Idioma Español

Nº de Copias 1

 

16 MARZO 1966

 

Profesor Sesma Manzano

MADRID ESPAÑA

 

500. INTRODUCCIÓN A NUESTRO PUNTO DE VISTA EN TORNO AL ACTUAL ESTADIO CULTURAL DE LA EVOLUCIÓN TERRESTRE.

 

Formando usted parte de una Estructura Social como la Terrestre extorsionada esta por múltiples deformaciones, angustiada por alucinantes perspectivas de una Guerra Nuclear, perpleja y desorientada entre la enmarañada red de ideologías Filosóficas, Religiosas y Político-económi­cas, buscando dramáticamente con los brazos extendidos entre las brumas de una niebla espesa, PAZ y FELICIDAD espiritual y Física sin encontrarla jamás.

 

Y teniendo en cuenta que usted, Profesor Sesma Manzano per­tenece a esa minoría selecta que se orienta hacia los factores espirituales, intuyendo con fina sensibilidad que solo en ellos el hombre alcanzará su genuina libertad:

 

Era lógico que formulase esta pregunta trascendente:

 

SI LOS HOMBRES DE UMMO HEMOS ALCANZADO UNA FASE CIENTÍFICA EN LA QUE LOS FACTORES ALMA Y ORGANISMO FISIOLÓGICO NOS SON EMPÍRICAMENTE ACCESIBLES:

 

¿HABREMOS CONSEGUIDO EL MEDIO EFICAZ DE APAGAR ESOS ESTADOS DE ANSIEDAD ALCANZANDO EL CAMINO SUPREMO PARA ENCONTRARNOS A NOSOTROS MISMOS EN NUESTRA RUTA HACIA WOA (DIOS)?

 

Más; las preguntas trascendentes exigen contestaciones com­plejas y laboriosas en su enunciación. Nosotros deseamos hablarle con toda imparcialidad y objetividad científica y esforzándonos por emplear expresiones asequibles a ustedes. Les pedimos de antemano excusas si a lo largo de nuestra exposición hemos de acceder a relatos marginales o intercalar di­versas aclaraciones.

 

500. RELATO FICCIÓN.

 

La Tierra atraviesa los obscuros años de la Edad Media. En un paraje solitario arriba una Astronave en misión investigadora. Los tripulantes proceden de un planeta imaginario (llamémosle DELTA) donde el desarrollo científico alcanzó un nivel parecido al que viven ustedes en pleno 1966.

 

Pronto, los cultos viajeros entran en contacto con Frailes monásticos, verdaderos cancerberos de la cultura, astrólogos, alquimistas y médicos (o Físicos -como se los denominaba entonces-) y otros “sabios” de la época.

 

Enseguida les es revelado el gran secreto: Ciertas afecciones (cuya etiología desconocen: Neuralgias, Artritis, ovaritis, trastornos del gran Simpático) pueden curarse por medio de un tratamiento misterioso llamado DIATERMIA por ONDAS ULTRACORTAS. Y tratan de explicar las bases físicas de tan maravilloso sistema.

 

La afirmación de la existencia de los Campos Electromagnéti­cos es verdaderamente sorprendente. Los sabios medievales se miran entre si medio divertidos y escamados ¿Qué pruebas aportan los rubios forasteros que tal vez proceden de las tierras salvajes de Germania?

 

Les son presentadas las bases matemáticas de la Teoría del Campo. Utilizando el lenguaje de la Tierra en Siglo XX, hablan del Ope­rador Nabla, de Divergencia de un vector, de gradientes de Potencial, de Flujo magnético, Intentan hacer comprensible el Teorema de Stokes y las Hipótesis de Maxwell.

 

Raros símbolos que los visitantes traducen como INTEGRAL de Rotacional de, Diferencial de,...

 

Imposible digerir en unos meses toda la Base de Cálculo Inte­gral y Tensorial y ¿Con qué formación intentar resolver un sistema de Ecuaciones Diferenciales?

 

Sin embargo proponen una nueva solución: Todo ese farragoso conjunto de números y signos cabalísticos puede ser una simple ficción tan ingeniosa como irreal, inventada para sorprender la buena Fe de los eru­ditos del Medioevo:

 

Si los extranjeros no son unos impostores: ¿No será posible construir bajo su dirección esa ingeniosa “máquina”?

 

Ellos han hablado de un Oscilador Generador de Alta Frecuencia: han enseñado unas raras “pinturas” donde se aprecia un tablero cuajado de extrañas “manijas” y unos cables que la enlazan con unos misterio­sos discos.

 

Pronto se pone manos a la obra: Es preciso fabricar unos dispositivos llamados VÁLVULAS PENTODO; más ¿Dónde encontrar un me­tal raro llamado Wolframio? ¿y ese otro denominado TORIO que permitirá construir sus cátodos? ¿y el NIQUEL necesario para las rejillas?

 

¿Dónde está el vidriero que con amplia experiencia artesana pueda elaborar una ampolla de vidrio y someter luego al alto vacío? ¿Pe­ro antes: Qué es el vacío? ¿y cómo acelerar en toda Europa una industria capaz de fabricar los miles de elementos que intervienen en ese Ingenio: Resistencias, condensadores, bobinas, transformadores...? ¿y la ener­gía para ponerlo en marcha Dicen que es la electricidad? ¿Ese fluido misterioso que hace saltar chispas de una gran bola de azufre frotada con un paño? ¿Conseguir 220 voltios? ¿Qué quieren expresar con esa palabra enigmática: VOLTIOS?

 

Los doctores continúan intercambiando miradas de inteligencia ¿Qué clase de bufones son aquellos que intentan saber más que la Medicina, la Astrología, y la Alquimia...? Dicen que han bajado del cielo ¿Donde está el carro de fuego que los ha transportado y los ángeles que los han conducido?

 

Los Astronautas presentan angustiados los papeles cargados de signos cabalísticos, sus informes en torno a la vida de su Planeta, donde unos aparatos más pesados que el aire vuelan, unas máquinas sustitu­yen a miles de expertos calculistas y en unas pantallas aparecen las imágenes móviles de los seres humanos.

 

¡Queremos pruebas!: Claman hieráticos los doctores; Si uste­des dicen poseer esos llamados Aparatos de DIATERMIA: Ahí tienen un yunque, un hornillo, una sierra, una hachuela. Constrúyanlo con esos tro­zos de madera y de cobre.

 

Campesinos artesanos, soldadesca, La plebe en conjunto asiste divertida a la polémica. Alguien pregunta: y le informan:

 

Unos forasteros embrujados y locos que aseguran haber des­cendido descolgándose desde una de esas luminarias prendidas en el techo celeste!!! Quemémosles y divirtámonos!!!

 

Ahora ya surgen alegres bufones y juglares que aseguran con mueca doctoral, provenir del Sol y de la Luna. Ya nadie hace caso a los Peregrinos del Espacio...

 

-----------------------------------------------------

 

Indudablemente es fácil comprender la moraleja de esta Ficción Sin embargo aquellas personas que aceptan inteligentemente la presencia de nosotros y tal vez otros habitantes galácticos pueden sentirse tentadas a criticar abiertamente a los doctores medievales de nuestra historia. Puede surgir un vago resentimiento; no exento de sarcasmo. Una reacción despectiva contra unos monjes, unos “sabios” una plebe que no supieron ver en aquellos hombres a los heraldos del Futuro a los Portavoces de una Filosofía y una Ciencia más avanzadas.

 

Este último juicio sin embargo, carece de toda objetividad científica. En efecto: Está de acuerdo con las más elementales leyes de la Psicología Social que los viajeros fabulosos de nuestro relato se enfrentasen con el escepticismo colectivo. Y AFIRMAMOS:

 

NO SOLO ES TOTALMENTE EXPLICABLE TAL REACCIÓN CONTRARIA SINO JUSTIFICABLE Y NECESARIA dentro de la ETAPA que en aquel momento atravesaba la HUMANIDAD TERRESTRE.

 

Lo absurdo, lo arriesgado, lo que hubiera podido acarrear graves trastornos en el proceso evolutivo de la Civilización, es asimilar aceleradamente unas técnicas, unos Principios, y unas bases científicas, no atemperadas con la incipiente Cultura de la Época.

 

Hablamos en términos estadísticos, de modo que una afirma­ción referida a todo un conjunto de OEMII (GRUPO SOCIAL) puede no ser válida para una sola persona o un pequeño grupo. Es decir: Si en nuestra fábula anterior, unas pocas personas de inteligencia avanzada hubieran aceptado discretamente la versión de los astronautas, tampoco podría acusárseles de trastornar las leyes psicobiológicas que regulan la evolu­ción humana. Pero si estas mismas personas intentasen forzar a su medio social, coaccionándolo en nombre de la verdad científica para que acepte a destiempo un acervo cultural tan avanzado cometerían el mismo error que si en nombre de la Ciencia pusiesen ustedes en mano de un niño, un recipiente con nitroglicerina.

 

No tienen pues ustedes razón cuando acusan a las respectivas generaciones de GALILEO, DARWIN o TEILHARD DE CHARDIN entre otros muchos, o en el caso nuestro a DEEO 8 hijo de DEEO 9 y IE 456 hija de NA 312 por no haber comprendido sus ideas avanzadas, repudián­dolas y hasta anatematizándolas. El grupo social al actuar así se defendía inconscientemente del riesgo traumatizante para su evolución, que supone asimilar unas técnicas o unas ideas que en la flecha del TIEMPO debían estar ubicadas en un punto más avanzado.

 

Aunque en próximos informes aclararemos estos principios, podemos ponerles un ejemplo vivido por ustedes, respecto a los riesgos que entraña la asimilación veloz de una cultura y sus consecuencias fu­nestas: El Japón puede brindarles elementos de estudio y meditación.

 

Estas previas aclaraciones al tema que tratamos de desarro­llarles en este INFORME deben servirles de paso para comprender en parte la cautela que nosotros ponemos al comunicarnos con la Humanidad Te­rrestre.

 

 Nuestra objetividad científica y nuestra pureza de intenciones nos impiden ofendernos por el escepticismo justificado que las masas y los propios científicos oponen a la realidad de nuestra existencia entre ustedes. Sabemos por otra parte que una prudente revelación a algunos de ustedes carece de nocividad.

 

No se angustien pues aquellas personas que aceptan nuestra realidad ni acusen con desprecio a su prójimo de estrechez mental, si observan reacciones de indiferencia o burla. Pues ¿cómo van a conside­rarse entonces portadores de la verdad si no saben comprender respetuosamente las íntimas motivaciones de sus semejantes?

 

Comprenderán que si a nosotros nos interesasen la publicidad y difusión de nuestras ideas, contaríamos con sobrados medios técnicos para darnos a conocer (De hecho nos conocen ya las altas esferas de ciertos Gobiernos).

 

Y tengan la seguridad de que si los habitantes de otro planeta deseasen hacerles daño, no crean que utilizarían terroríficas armas como las descritas en sus películas de Ciencia Ficción sino que les bastaría con revelarles bruscamente y con sobradas pruebas su propia cultura. El efecto perturbador en la Humanidad terrestre actual seria catastrófico.

 

500. LA BUSQUEDA DE LA VERDAD.

 

Ustedes saben que el proceso evolutivo de la Humanidad guarda un estrecho paralelismo con el proceso de crecimiento del niño hasta llegar este a alcanzar el periodo adulto. Tal analogía no es meramente casual, hasta el punto de que muchas de las leyes biogenéticas que rigen el comportamiento del individuo, conforman también el comportamiento de los grupos sociales.

 

En los primeros estadios de la Humanidad, aquellos hombres que unos años antes habían dejado de ser simples animales antropoides al infundirles WOA (DIOS o GENERADOR) la influencia de un ser adimensional como es el BUUAWAA (ALMA) No disponían aún de una estructura neurocortical tan ordenada y desarrollada como la que tienen ustedes en nuestros días.

 

Aquellos individuos, como el infante de pocos meses, empeza­ban a discriminar entre el reconocimiento del propio SER y la consciencia del MEDIO AMBIENTAL que les rodea. Ante esa escisión cognoscitiva aparecen automáticamente dos reacciones:

 

TEMOR Y ANSIEDAD ante lo desconocido.

 

CURIOSIDAD Y AVIDEZ INTERPRETATIVA.

 

Esas dos respuestas no son simultáneas, sino que se van de­sarrollando consecutivamente en virtud de unas leyes psicofisiológicas cuya raíz somática conocemos en UMMO desde hace mucho tiempo.

 

La primera reacción que inducía a los primeros habitantes hu­manos a huir del fuego provocado por una descarga electroatmosférica o a la adoración del Sol y los volcanes, era puramente afectiva. Se desarrollaba en el plano emocional (Les hablaremos de ello al tratar del Temor, el dolor, el placer o displacer. Es decir de las emociones en suma). El origen fisiológico de esta sensación de angustia, la provocaba simplemente la descompensación o desequilibrio al elaborarse las primeras percepciones en sus cerebros sin que en las zonas corticales de la memoria existiesen verdaderas redes de imágenes que las confrontaran. (No olviden ustedes que cuando percibimos por ejemplo un ÁRBOL a través de nuestro sentido visual, automáticamente accede al campo de la Consciencia, la imagen conservada en la memoria, de otro árbol, síntesis de las percepciones acu­muladas tiempo atrás. La comparación de ambas: IMAGEN REAL e IMAGEN EVOCADA constituye la base del raciocinio) Pero cuando en la memoria no existe toda esa compleja red de imágenes y conceptos archivados que constituye el “substratum” del conocimiento se produce toda una serie de trastornos neuronales que desembocan en la sensación de ANGUSTIA o TEMOR.

 

El primer paso para entender esas fuerzas desconocidas, esos fenómenos inexplicables para aquellas mentes primitivas y soslayar así el terror que provocaban, fue asociarlas o confrontarlas en el campo de la consciencia con la pobre gama de imágenes almacenadas en sus memorias. (Animales, hombres, objetos conocidos) Y así adscriben cualidades personales a la Luna o a las constelaciones e identifican los fenómenos atmosfé­ricos o geológicos con su propio yo. Esto era consecuencia de un mecanismo de defensa ante unas percepciones que provocaban tales reacciones, de temor.

 

Pero lentamente y a través de los siglos, van acumulándose en la memoria conocimiento tras conocimiento que constituyen el acervo cultural de la Sociedad, y a la vez, los hábitos o reflejos condicionados que en el fondo son mecanismos neuronales que representan a estos conocimientos, van pasando por vía genética de padres a hijos constituyendo lo que ustedes llaman INSTINTOS.

 

Observen ustedes pues, que cuando un UUGEE (NIÑO) nace en nuestros días, su constitución cortical es totalmente distinta al de los pri­meros pobladores de UMMO o de TIERRA. En las capas más profundas de su memoria BUUAWAMIESEE OA (SUBSCONSCIENTE) existen ya unos pocos conocimientos, que por haber sido comunes a los cientos de genera­ciones pasadas, han quedado fijados genéticamente en los cromosomas se­xuales de los padres, y se transmiten con el resto de la herencia. También le han sido legados como ustedes saben, los reflejos condicionados que constituyen a su vez respuestas a otros tantos conocimientos (Por ejemplo frente al conocimiento o percepción del seno materno, el reflejo condicionado de la succión).

 

Los hombres de nuestras generaciones pues, no se encuentran como sus antepasados, con una memoria (CONSCIENTE o SUBCONSCIENTE) desnuda o virgen de imágenes que oponer o confrontar a las primeras percepciones recibidas. La angustia hacia lo desconocido va atenuándose paulatinamente y va siendo sustituida progresivamente también por la CU­RIOSIDAD, LA BÚSQUEDA de la VERDAD.

 

Pero ese proceso que ustedes viven actualmente en periodo ascendente, y nosotros en el descendente (La gráfica adopta la forma si­guiente: Véase dibujo) (Nº 1).

 

 

es función a su vez de múltiples factores. No depende solo de la estructura neuroencefálica, aunque desde luego si sus cortezas cerebrales estuviesen deficientemente ordenadas, o trastornadas por agentes patógenos, viciadas por prácticas antibiológicas o trastornadas por mutaciones genéticas, no cabe duda de que tal evolución sería penosa y aberrada.

 

Nosotros creemos (Y por estar en pleno estudio nos abstene­mos todavía de darles una respuesta categórica) que la sociedad terrestre está dañada, no en sus elementos constitutivos primarios, es decir, los cerebros individuales, sino en la estructura de su AYUYISAA (RED SOCIAL).

 

 

Nuestros especialistas en UMMO de Psicosociología, conside­ran al grupo humano como un caso particular de AYUBAA (RED). Si entre ustedes hay algún matemático, ingeniero electricista o físico, les explicará que una RED es una abstracción matemática, representada (VÉASE DIBUJO Nº 2) por un conjunto de Puntos o “NUDOS” que llevan asociado un “POTENCIAL” unidos entre sí por una o varias líneas, ramas o “ARCOS” a los que se adscribe en forma orientada un FLUJO o INTENSIDAD. Un ejemplo corriente entre ustedes de RED o GRAFO es el circuito de un receptor de Televisión, o uno más inteligible, las canalizaciones de agua en una ciudad, en el que las ramas estarían materializadas por unas tuberías por las que circulan flujos o caudales de tantos litros por hora, y los nudos, por los empalmes correspondientes, cuyo potencial asociado no es sino la presión de agua en ese punto. (DIBUJOS 3 y 4).

 

 

En UMMO hemos creado toda una ciencia o Teoría denominada AYUBAAEWAA. Los matemáticos nos comprenderán si les indicamos que equivale a la llamada por ustedes TEORÍA DE CONJUNTOS. Solo que la AYUBAAEWA estudia el comportamiento de los CONJUNTOS INTERRELACIONADOS ENTRE SI. (Las modernas para ustedes Teoría de Redes y Teoría de conjuntos son simples secciones de ese estudio generalizado).

 

 

Una sociedad se comporta como una RED, que puede representarse por tanto gráficamente (DIBUJO 5) En la que los individuos quedan representados por NUDOS y los diversos tipos de relaciones que los ligan (RELACIONES de CONSANGUINIDAD, de SUBORDINACIÓN MENTAL, de COMUNICACIÓN VERBAL o TELEPÁTICA etc.) por ARCOS. En este mo­delo matemático de Red tan compleja huelga decir que los elementales conceptos de Potencial y Flujo se han sustituido por una extensa gama de parámetros psicométricos y sociométricos.

 

Pues bien: Les adelantamos hasta la hora de analizar cuidadosamente el problema, que el gran fallo de la SOCIEDAD en el PLANETA TIERRA estriba en la defectuosa estructura de las comunicaciones socia­les. Dicho de un modo comprensible para las personas no versadas en Sociología: La RED SOCIAL TERRESTRE sufre las consecuencias de unas relaciones espirituales entre sus miembros, mal enfocadas. De una verdadera indigencia en sus medios de comunicación social, que les impide a sus componentes, comprenderse e identificarse entre sí, Es el Medio ex­terno el que les hace desgraciados a ustedes, no su propia estructura cerebral.

 

Nota U-C: La continuación lógica de esta carta es la D47-1

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente